CORRER DESCALZO

Escrito por marbellafisio 07-06-2018 en RUNNING. Comentarios (0)

El barefoot running es un estilo de carrera que se ha puesto de moda en los últimos años. Se caracteriza por el abandono de cualquier zapatilla deportiva o calzado que pueda suponer una ayuda al pisar, es decir, correr descalzo.

Es una “nueva” tendencia que se ha desarrollado como una vuelta a los orígenes de nuestros antepasados que caminaban y corrían sin protegerse la planta de los pies. Dentro de los razonamientos que nos da esta metodología es: la disminución de las fuerzas de impacto, mejora de los mecanismos de propiocepción, reducción de lesiones de la carrera, aumento de la contracción de los músculos intrínsecos plantares y disminución de deformidades plantares. Pero no todos ellos son reales ya que supone un menor amortiguamiento de la pisada por lo que desencadenaría no una disminución de las lesiones si no un cambio de unas lesiones por otras. De hecho, en cuanto las lesiones hablaríamos de un factor más al considerar la posibilidad de cortes, abrasiones… etc.

Por ello se plantea la siguiente pregunta: ¿Necesitamos nuestras zapatillas para absorber el impacto de nuestro peso sobre el pie?  - La respuesta es no. La mayoría de las personas cuando corren su biomecánica les induce a pisar primero con el talón y después con la punta del pie. Esto con calzado no representa ningún peligro para la rodilla y tobillo, pero sin calzado el impacto provocado es bastante fuerte y tras un periodo corriendo los riesgos son bastante probables. Existe un mecanismo natural para pisar sin calzado e impacto, correr pisando con el antepie y después talón. Así con el mecanismo inverso la fuerza que se ejerce en cada pisada es desviada fuera de la articulación del tobillo y el riesgo es menor.

Eso no quiere decir que sea más eficiente o natural correr descalzo para el cuerpo. Si bien cambiando la mecánica de correr somos capaces de no hacernos daños y de alguna manera fortalecer otros músculos en el cuerpo, el gasto metabólico que usamos para correr sin calzado es superior a con calzado lo cual quiere decir que estamos gastando más energía a pesar que correr con menor peso ya que correríamos sin el peso de los zapatos.

Surge entonces diferentes afluencias de calzado a través de este descubrimiento: el calzado minimalista. El calzado minimalista es aquel calzado cuya suela y drop (grosor de mediasuela) es más fino y cuyo peso es inferior a una zapatilla normal. Aunque podría ser una solución a medio camino entre calzado deportivo y descalzo, la verdad es que su uso sirve de poco ya que este calzado no posee ningún control sobre el movimiento, la sujeción es escasa y la absorción del impacto es escueta. Es una simple protección para nosotros con respecto el medio que pisamos y por ello es una tendencia que está desapareciendo.

Entonces… ¿qué es más importante el calzado o la técnica de apoyo? –La técnica es más importante que la condición del calzado. Una buena ejecución de la técnica como ya hemos mencionado anteriormente en función del uso o no del calzado es lo que favorecerá que no aparezcan lesiones. Correr sin calzado no representa un método seguro y eficiente para el cuerpo si no las adaptaciones en la biomecánica de la carrera que realizamos según el tipo de marcha y por ello podemos predisponernos a realizar una carrera eficiente.

Artículo escrito por nuestro compañero fisioterapeuta Carlos Tomassetti