Onicomicosis, Hongos en las uñas

Escrito por marbellafisio 07-10-2016 en hongos. Comentarios (0)

Este mes vamos a hablar sobre los hongos en las uñas, las onicomicosis.

De las más de 120.000 especies de hongos conocidas, solo unas 50 especies son patógenas para el hombre. Algunos hongos son parásitos obligados, pero otros viven en nuestra piel y anejos cutáneos (uñas y pelo) y nos producen infecciones oportunistas cuando tenemos algún problema en nuestras defensas.

En la práctica diaria, nos encontramos con una gran cantidad de pacientes en la clínica que acuden preocupados por una posible infección por hongos, pero ¿Cómo se manifiesta la onicomicosis?

Generalmente los aspectos a tener en cuenta son el aumento del grosor de la uña, fragilidad de la uña, la aparición de manchas blancas en la uña o la separación entre la uña y el lecho.

Es importante puntualizar, que la onicomicosis es un proceso indoloro, la uña se deforma pero no duele, y en caso de que duela, estará asociada algún otro problema como una uña encarnada (onicocriptosis).

Tratamiento de la onicomicosis

El tratamiento de los hongos es largo y complicado y hay que tener en cuenta que algunas veces, el hongo ya ha deformado la uña y aunque el tratamiento hace efecto, la uña no queda estéticamente como antes.

Actualmente en el mercado hay una gran variedad de tratamientos para los hongos:

·  Lacas. Este tratamiento es el más usual. Se suele utilizar una laca que se pone una vez a la semana o todos los días, aproximadamente durante un año de tratamiento.

·  Fármacos. Existe también algunas pastillas, aunque es un tratamiento fuerte, y deben hacerse previamente una analítica.

·  Laser. Este es uno de los últimos tratamientos que han salido, consiste en aplicar calor a la uña a través de un láser. Quizás el tratamiento más rápido, en unas 5 o 6 sesiones puede desaparecer el hongo.

Como prevenir la onicomicosis

Para evitar las onicomicosis, especialmente en colectivos de riesgo (trabajos dónde se debe calzar zapato grueso y cerrado, y aquellos que requieran el uso de duchas comunitarias) hace falta aplicar medidas de prevención colectivas e individuales. Las medidas colectivas incluyen evitar el estancamiento de agua en las duchas comunitarias, lavar y desinfectar adecuadamente y a diario el suelo de las duchas o utilizar chanclas al utilizar duchas de gimnasios o piscinas entre otros. En cuanto a las medidas individuales, tener una buena higiene de sus pies y tener especial cuidado en el secado de los mismos tras la ducha. Se pueden utilizar de forma profiláctica, antimicóticos en polvo.

¿Tienes hongos? ¡acude a la consulta de podología en Marbellafisio¡